Tag Archives: Aprendizaje

Notas para una autobiografía docente

Siempre me gustó aprender y supongo que enseñar ha sido una consecuencia, porque el conocimiento ha de compartirse para que valga la pena el tiempo invertido en su construcción. Cierto es que aprendemos individualmente, pero también aprendemos como organización, como colectivo, como especie.
Cuando estudiaba la licenciatura en Lingüística y literatura hispánica, mi profesor de didáctica me preguntó si no había pensado en ser profesor. Mi respuesta fue la siguiente:
-Cuando era estudiante de primaria pensé que podía ser profesor de primaria, pero al llegar a la secundaria descubrí que no, que quizá podría ser docente de secundaria, la idea se diluyó cuando ingresé a la preparatoria. Años después lo confirmé: no estoy hecho para dar clases en secundaria… ni en colegios de monjas.
La línea argumentativa era la misma para los siguientes niveles. De ese modo concluí en esa ocasión que, dado el caso, preferiría la investigación a la docencia. Tengo sed se saber.
Meses después de la charla con mi profesor y a punto de concluir el servicio social sucedió que una profesora tuvo una licencia por maternidad y como no iban a contratar a otra persona para cubrirla un par de semanas, me encontré frente a un grupo cerrando el semestre…
Por supuesto que el coordinador académico de la asignatura se aseguró previamente -mediante una jornada de ocho horas de exámenes exhaustivos- de que yo dominaba los contenidos de la materia y tenía algunas habilidades comunicativas necesarias para sobrevivir en el laboratorio. Antes de autorizar la suplencia con la que concluiría mi servicio social, me dio un consejo: “Nunca trates de engañar a un estudiante”. Lo agradecí y desde entonces ha sido uno de mis principios.
Al concluir el curso y puesto que comenzaría los trámites de titulación, el coordinador me invitó a incorporarme a la academia. En ese momento recordé a mi profesor de didáctica, quien en una clase nos dijo que si por casualidad nos invitaban a impartir una asignatura que no correspondiera a nuestro perfil profesional evaluáramos nuestras capacidades y en caso de aceptar fuéramos profesionales, preparando cada sesión de la mejor manera. Acepté y aquí sigo.
En cada asignatura que he impartido desde entonces, sin detrimento de la responsabilidad que la compleja figura del docente implica, me he asumido como un aprendiz. Nunca me he sentido catedrático, sí diseñador de escenarios, sí acompañante, sí animador dentro de una comunidad de práctica y aprendizaje. Quizá también un poquito provocador. Lo más difícil ha sido, por un lado, no ser el rockstar de la clase y convencer a los estudiantes de que son los protagonistas del proceso formativo.

Que los estudiantes decidan qué quieren aprender

A finales de setiembre de 2015 publiqué el siguiente texto en 24 horas, un diario digital. La columna apareció y desapareció.

Por casualidad, diría yo, acabo de leer un artículo de Maribel Córmak, publicado hace unos diez años, en el que se afirma que los niños menores de 6 años son capaces de construir su propio conocimiento y, más aún, con ayuda del docente, pueden seleccionar los temas que serán revisados en clase. La aseveración me remite de inmediato a la idea del currículum abierto y flexible, y la técnica del espacio abierto, aunque desde luego no es exactamente lo mismo.

La investigación referida tiene como premisas que a) en los currículos de alta calidad el niño es el protagonista, b) el aprendizaje se produce por la manipulación del ambiente y c) el niño aprende como entidad biopsicosocial. Luego se establece un protocolo para encausar los intereses infantiles valiéndose de la lluvia de ideas, la votación pública o privada y el planteamiento de preguntas por parte del docente. Finalmente, se presenta un elenco de estrategias que involucran al aprendiz (formulación de hipótesis, interrogación y producción de textos, y solución de problemas) y al mediador (planteo de situaciones problemáticas, la búsqueda del aprendizaje significativo, la indagación de saberes previos, el uso de guías de observación y otros recursos que garanticen la información y la evaluación).

Fabulosa, la propuesta es interesante -en el sentido etimológico de inter (entre) y esse (ser)- porque interrelaciona seres. Promueve desde temprana edad interacciones que devienen consenso entre aprendiz y facilitador, sin perder de vista la centralidad del estudiante. Y esto, sin duda, es fundamental para la construcción y dinamización de comunidades de aprendizaje (concretas o virtuales). Estoy de acuerdo, que el estudiante sea protagonista de su formación desde edad temprana es deseable pero, ¿el caso reportado es universalizable?

Pido perdón por permitirme aquí una digresión que rompe con la secuencia de ideas pero, hace unos días, en una charla informal, Antonio Rial Sánchez comentaba que los modelos educativos actuales “han hecho a los niños más niños”. Y así parece. Va la anécdota: en pleno siglo XXI una ofendida madre de familia reclama e insulta a una profesora  –a grito pelado- porque la calificación de su hijo le parece injusta. El hijo en cuestión tiene (en ese momento) 20 años y es estudiante de licenciatura en una universidad de provincia.

Retomo el argumento. Llevamos años hablando de que la educación debe estar centrada en el estudiante, en su aprendizaje. Está claro, además, que desde pequeños pueden tomar decisiones formativas que les afectan. Y precisamente por eso es lamentable que a los seres humanos no se les deje crecer, asumir el protagonismo de su formación, elegir contenidos, proponer tareas, correr riesgos y asumir responsabilidades. Algo estamos dejando de hacer como sociedad (ciudadanos de a pie y gobierno) que ha instalado a los estudiantes en la comodidad, el conformismo y la búsqueda de la mayor calificación con el menor esfuerzo.

Pensemos por un momento que la indiferencia deriva en un hipotético sistema educativo donde todos los alumnos pasan de grado por ley, quieran o no quieran, trabajen o no trabajen, sepan o no sepan… imaginemos en ese mismo escenario hipotético que los supervisores sólo se preocupan por el temario y que no haya reprobados… supongamos que lo único importante en la educación (como en la economía) son los macroindicadores… No sería extraño que en ese mundo catastrófico (que Dios quiera nunca suceda) se pregone abiertamente que hay que titular a todos porque de la eficiencia terminal depende el presupuesto… o se haga hasta lo imposible para que los incidentes violentos que ocurren en a diario la escuela no salgan en la prensa.

Sacar a la infancia y la juventud de la zona de confort en la que se encuentran, muchas veces ligada al ocio y la apatía, es un reto que no corresponde sólo a los docentes. Todavía es posible hacer algo y como sociedad nos conviene entenderlo pronto.