Evaluar para mejorar

En los últimos años, la evaluación se ha deslindado –al menos teóricamente- de la medición, la calificación y la acreditación, resaltando su función de diagnóstico, pronóstico y orientación. Más aún, se ha insistido en su contribución a la mejora, al desarrollo y perfeccionamiento de los procesos y la satisfacción del usuario, relegando al silencio los efectos punitivos que algún día tuvo y todavía atemorizan a más de uno. Como dijera Hugo Cerda Gutiérrez, “la evaluación ya no sanciona, prescribe, discrimina o amenaza, sino al contrario, es un mecanismo de orientación y formación”. Nos tocó vivir, afortunadamente, los tiempos en los que la evaluación es proclamada, en general, como un factor indispensable en los sistemas de gestión de calidad y, en particular, como una “herramienta para el mejoramiento de la calidad educativa”, según afirma Magalys Ruiz.

Existe acuerdo -palabras más, palabras menos- en que “la evaluación es un proceso sistemático, gradual y continuo que conlleva el análisis técnico de situaciones y la emisión de un juicio crítico de valor” (la cita es de Martín López-Calva). También se coincide en que hay una relación indisociable con el proceso formativo, ya que permite reconocer aspectos positivos, pero sobre todo posibilita durante el proceso formativo tomar decisiones informadas orientadas a realizar ajusten en la planeación, las técnicas de estudio, el clima escolar y las políticas institucionales, y, en consecuencia, al mejor logro educativo. La comprensión actual de la evaluación educativa –compleja e integradora- es resultado de un cúmulo de experiencias así como un recorrido teórico que la ha explicado a partir de distintos paradigmas y diversos modelos, desde el enfoque positivista centrado en la medición hasta la inclusión de proyectos complejos y evidencias de aprendizajes o desempeños que permiten tanto la retroalimentación oportuna como la reflexión sobre el propio aprendizaje y el desarrollo de la autonomía.

La evaluación educativa, según Lukas y Santiago, se realiza en al menos cuatro ámbitos e incluye a) la evaluación del alumnado con una visión integral, no limitada a los conocimientos, b) la evaluación de los centros para asegurar que se cuenta con los espacios y los recursos necesarios, c) la evaluación del profesorado cuya responsabilidad en la construcción y dinamización de comunidades de aprendizaje es indiscutible, y, desde luego, d) la evaluación del sistema educativo, sin la cual todas las bondades de la evaluación educativa se verían limitadas. En este último ámbito, es importante conocer “hasta qué punto el sistema educativo es coherente con las necesidades de la sociedad”, cómo funciona y cuáles son los resultados obtenidos…

La adopción, en México, de perfiles basados en competencias sigue siendo un reto para todos los implicados en los procesos educativos, que pasa por la comprensión de este enfoque. Un reto a todas luces ambicioso y complicado pues requiere además de la información una auténtica formación, no sólo de los profesores, sino de los responsables de la gestión que deben generar condiciones para el desarrollo de actividades interdisciplinares cada vez más exigentes, de los aprendices que deben asumirse como protagonistas de la acción educativa, de la sociedad que debe aceptar junto con los cambios científicos y tecnológicos formas nuevas y diversas de desarrollo humano… No hace falta decirlo, para que un modelo educativo funcione hay que invertirle inteligencia, sumar voluntades y contar con los recursos indispensables.

Enfocar el aprendizaje por competencias exige ir más allá de las pruebas convencionales orientadas a la evaluación de la teoría y la práctica, para adoptar formas de evaluación, no necesariamente nuevas, que permitan al aprendiz mostrar su desempeño en escenarios controlados y situaciones reales. En el proceso se pueden adoptar las ya probadas metodologías del portafolio, los simuladores y las pruebas situacionales combinadas con instrumentos de evaluación como las rúbricas (de preferencia analíticas) y las guías de observación…

La literatura y los cursos de formación están abonando, junto con las evaluaciones al desempeño docente, a una nueva cultura de la evaluación, pero aún falta un trayecto largo por recorrer. Hay ámbitos que no han sido evaluados teniendo en cuenta su aporte a la formación de los estudiantes e, incluso en los más trabajados, quedan tareas pendientes. Sólo por dar un ejemplo: si bien es cierto que al desarrollar una competencia se dinamizan e integran conocimientos, habilidades y actitudes para la solución de un problema o el logro de un propósito y por tanto, una vez lograda la competencia se pueden evaluar por separado los componentes, seguir calificándolos “desagregados” semeja más una evaluación atomizada que la pretendida evaluación auténtica.

La buena noticia es que estamos avanzando rápido, la mala es que nos falta harto.

Nota: Este texto fue publicado originalmente en el diario electrónico 24 Horas el 23 de febrero de 2016.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *